tendencias

 

La soledad del mando en las medianas empresas

 

Por Alejandro Giacaman.

Quienes dirigen una empresa mediana por lo general se ven enfrentados a una diversidad de situaciones propias de quienes comparten la ardua tarea de hacer crecer una organización día a día. Dependiendo del tamaño de una empresa, la mayoría de las veces no se cuenta con un directorio que permita tomar decisiones clave, de manera analizada y con el tiempo necesario.

Por otro lado, la falta de tiempo y la exigencia al límite de la energía de sus líderes, parecieran ser la experiencia más común de quienes llevan el peso del mando en empresas medianas. Muchas veces se pasa más tiempo con clientes, proveedores y algunos competidores que con la familia y los amigos. La situación se agrava aún más cuando, ante una eventual ausencia del empresario, se devela la fragilidad de ese proyecto por la falta de sucesión preparada para asumir la conducción del cargo.

Existe, sin embargo, la posibilidad de revertir o de prevenir situaciones como las descritas, forjando un nuevo destino para la empresa. Una serie de síntomas comienzan a mostrar cuándo una organización debe emprender un nuevo camino. Así, cuando constatamos que se toman decisiones en soledad, se posee poco tiempo para el desarrollo y capacitación personal, y se experimenta la sensación constante de estar siempre apagando incendios: las alarmas indican que su empresa debe emprender un cambio.

Ha llegado el minuto de dar un paso adelante, y asumir que la empresa debe crecer como organización y crear los músculos internos que les permita alcanzar sus sueños.

 

  

 Impulso • Gestión • Futuro